Estrellas, las alquimistas del universo

COMPARTIR

Somos Estrellas

Como decía Carl Sagan, desde el hierro de la sangre hasta nuestras tartas de manzana nacieron en los interiores de las estrellas. Esto se debe a un proceso que se conoce como Nucleosíntesis Estelar, el responsable de la generación de la mayor parte de los elementos químicos en el universo.

Los núcleos de las estrellas son calderas gigantescas donde los elementos son aplastados y transmutados o convertidos en otros, en condiciones tan extraordinarias que, incluso, pueden llegar a niveles de energía millones de veces mayores a la de una bomba atómica.

*En astronomía, para referirse a la cantidad de elementos diferentes al hidrógeno y al helio, se suele utilizar el término metalicidad.

Esta "alquimia estelar" depende de la abundancia de combustible, que detona los procesos de fusión nuclear. Los combustibles de las estrellas son el hidrógeno y el helio, pero... ¿de dónde vinieron estos dos elementos?

El proceso en el que fueron creados estos átomos es la Nucleosíntesis Primordial, lo que quiere decir que surgieron directamente como consecuencia de la formación del universo.

Las estrellas son una aglomeración de vastas cantidades de hidrógeno y de helio, son las propiedades físicas de éstas unidades atómicas las que permiten obtener grandes cantidades de energía, para poder formar la abundante cantidad elementos secundarios que observamos en todas direcciones en el espacio. ¡Todo es una cadena!

Es entonces la nucleosíntesis primordial, derivada del Big Bang, fue la que formó toda la materia-energía, que después sería incubada por las estrellas durante millones de años para formar nuevos elementos.

En esta imagen podemos conocer la procedencia de los elementos de la tabla periódica. En azul oscuro se ven los que surgieron del Big Bang, en azul claro los que vienen de rayos cósmicos, los rojos de supernovas, verdes y amarillos de estrellas y en violeta los que fueron creados por el hombre.