Series Explora: Reloj floral

SOBRE LOS RELOJES DE LA NATURALEZA

En un abrir y cerrar de flores

Qué bien trazó el hábil jardinero
con flores y hierbas este nuevo reloj
donde el suavísimo sol en lo alto
corre a través del zodíaco oloroso,
y donde, al laborar la diligente abeja,
su tiempo, como nosotros, cuenta.
¿Cómo, si no es con flores y con hierbas,
calcular tan dulces y tan sanas horas?
El jardín, Andrew Marvel (1621-1678)
Traducción: Nicolás Suescún

 

En el siglo XVIII, el botánico sueco Carlos Linneo observó durante mucho tiempo que ciertas plantas se abrían o cerraban a una hora particular del día, y que esas horas variaban de una especie a otra. Imaginó un reloj floral con el cual podría deducirse la hora entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde, de acuerdo con las flores que estuvieran abiertas en el campo. La dificultad de tener este reloj floral es que muchas de las plantas indicadas son flores salvajes, que varían sus horas de apertura y cierre dependiendo qué tan cerca o lejos esté de la línea del Ecuador. Conoce más de los relojes de la naturaleza en #SalaTiempo. 

 

 


1. El diente de león (Taraxacum officinale)

Es una hierba originaria de zonas templadas en Europa y Asia pero debido a su gran capacidad de dispersión y resistencia, ha logrado naturalizarse en todos los otros continentes. Esta planta pertenece a una de las familias más diversas del reino vegetal: las asteráceas, la misma en la que encontramos especies como la caléndula, el girasol, la manzanilla, la alcachofa, los crisantemos y los frailejones. 
   
Cuando estamos frente una planta de diente de león florecida, en realidad estamos frente a cientos de flores diminutas que se amontonan tan densamente que parecen una única flor, llamada capitulo. Si alguna vez regalas un diente de león sabrás entonces que estas obsequiando un ramo de flores.
 
Los capítulos del diente de león se abren y se cierran durante tres días sucesivos, entre las 6:00 de la mañana y las 8:00 de la noche. Mientras están abiertos son visitados por escarabajos, abejorros, abejas, mariposas y moscas que se dan un festín con su néctar. Las flores del diente de león son muy especiales porque pueden producir semillas incluso si no son fecundadas con el polen de otra flor. Cada flor se transforma en un pequeño fruto seco acompañado de un paracaídas natural que le ayuda a dispersarse con el viento. 

 

 

2. Batatilla (Ipomoea nil)

Las batatillas son plantas trepadoras de amplia distribución en regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. Pertenecen al Género Ipomoea, nombre científico que significa en griego: “parecido a un gusano”, en alusión a sus tallos que crecen alargados y retorcidos. En Antioquia se reportan 24 especies de batatillas. Algunas producen tubérculos comestibles como los camotes o papas dulces, y fueron domesticadas en América desde hace varios milenios.

Sus flores en forma de trompeta son de diferentes colores, principalmente morado, blanco, rojo y rosado, y son visitadas por un amplio espectro de animales como abejas, avispas, abejorros, mariposas polillas, moscas, colibríes y hasta murciélagos.

Algunas, como la Ipomoea nil, son muy madrugadoras. Abren sus flores azules entre las 4:30 y 5:30 de la mañana, y al medio día todas las flores están cerradas de nuevo. Por esto le dicen gloria de mañana. Otras especies son muy trasnochadoras. La batatilla blanca o flor de la luna (Ipomoea alba), abre sus flores blancas al atardecer y se marchita justo antes del alba.

 

 

3. La reina de la noche (Peniocereus striatus)

Esta es una especie de cactus muy escasa, y solo se encuentra en el desierto de Sonora, en Norteamérica. Vive a la sombra de plantas de mal sabor para los herbívoros y se aprovecha de su capacidad de camuflarse con ellas para pasar desapercibida ante potenciales depredadores. 

En general, los animales del desierto no son muy activos en el día, cuando el calor del sol es abrasador y peligroso. Por eso, la reina de la noche se sincroniza con los horarios de actividad de las polillas colibrí, sus polinizadores nocturnos. Esta planta florece una vez en el año y durante una sola noche. Sus flores se abren después de las 7:00 de la noche y producen polen y néctar hasta las 9:00 p.m. Luego comienzan a cerrarse gradualmente. A las 2:00 de la mañana del siguiente día, están cerradas completamente. Cuando una flor es fecundada por el polen que trae alguna polilla colibrí, se transforma en un fruto rojo muy parecido a los higos.

Esta hermosa planta se encuentra en riesgo de extinción debido a la pérdida de su hábitat por el avance de la frontera agrícola y ganadera y por la tala indiscriminada para obtener madera y carbón.  

 

 

4. Victoria amazonica

Las aguas tranquilas de las lagunas de inundación del río Amazonas son el hábitat ideal para la gran victoria amazónica, uno de los colosos del reino vegetal. Sus hojas flotantes alcanzan hasta tres metros de diámetro y pueden soportar hasta 60 kilos en su superficie. Pero no es solo el tamaño lo que hace resaltar a esta planta, sino también la manera de reproducirse.
  
Cuando atardece, la temperatura interna de la flor sube hasta diez grados centígrados más que el aire circundante, lo que hace que los pétalos se aflojen y se abran rápidamente a partir de las 6:00 de la tarde. La flor de color blanco es femenina y produce un aroma fuerte, parecido al de la piña, que atrae a los escarabajos polinizadores. Ellos se arrastran hasta el corazón de la flor trayendo consigo el polen de alguna flor masculina de victoria. A las 5:00 de la mañana la flor se enfría, lo que hace que sus pétalos se cierren atrapando a los insectos en su interior.
 
Al siguiente atardecer la flor vuelve abrirse, pero esta vez se torna de color rosado y es masculina, por lo que su escarabajo prisionero sale espolvoreado de polen y escapa hacia otra flor femenina blanca. Una vez completada la polinización, la flor rosada se transforma en un fruto con semillas que se sumerge en el fondo de la laguna para dar origen a una nueva planta.

 

 

 

 

GALERÍA
Diente de león, ramos de flores en miniatura
Batatilla, gloria de mañana
La reina de la noche
Victoria amazónica, una hermosa prisión de pétalos
Contenidos relacionados
Biodiversidad y Biología
Por Carolina Sanín, jefe de biodiversidad del Parque Explora El martes 3 de octubre, naturalistas y apasionados...
Biodiversidad y Biología
Un naturalista urbano quiere tener a la biodiversidad muy cerquita, así que busca cualquier rincón para tener plantas....
Biodiversidad y Biología
Desde el 15 de agosto de 2017, una nueva habitante hace parte del Vivario Explora. Se conoce comúnmente como...
Biodiversidad y Biología
En la Feria de las Flores conoce otras versiones de la vida oculta de los ríos y los mares en el Acuario Explora, un...
Contenido Popular
Exploratorio
Su trabajo artístico se centra en la relación entre la tecnología y el cuerpo humano, desarrollando propuestas que...
Salud
Fany Arango es auxiliar de enfermería. Vive en Medellín y aunque a diario se enfrenta con la vida y la muerte,...
Fotografía: John Meyer El equipo de astro-robótica del Parque Explora ha creado una nueva experiencia interactiva...
Exploratorio
La dinámica de esta presentación consiste en ocultar varios parlantes en el espacio público para crear un entorno...