Estrategias para la escuela del siglo XXI

Genración N y SteaMakers

Coordinadores de instituciones educativas de Medellín fortalecen sus prácticas pedagógicas con el Aprendizaje Basado en Proyectos

Coordinadores de 12 instituciones educativas de Medellín se reunieron en el Exploratorio, taller público de experimentación de Parque Explora, para conocer las experiencias en el acercamiento al Aprendizaje Basado en Proyectos como una estrategia de enseñanza activa, que están viviendo aproximadamente 90 maestros, quienes hacen parte de Generación N, programa liderado por Ruta N, y de STEAMakers, que ha estado a cargo de Ruta N, SAPIENCIA y Proantioquia. 

Ambas iniciativas, desarrolladas por Parque Explora, forman a docentes en un modelo de enseñanza basado en proyectos, integrando diferentes asignaturas, para poner en contexto los contenidos académicos con su aplicación por fuera de la escuela, y para fortalecer competencias como el trabajo colaborativo y el pensamiento crítico en los estudiantes. 
 
¿Cómo construir una estructura sismorresistente para la escuela del futuro?, esa fue la pregunta que inspiró a los asistentes a trabajar colectivamente para idear una escuela con bases sólidas que permanezca en el tiempo y que responda a las necesidades de aprendizaje de sus estudiantes. Para ello, siguieron la metodología que propone el Aprendizaje Basado en Proyectos, una enseñanza que trasciende el ámbito escolar y que desarrolla habilidades académicas, laborales y ciudadanas, necesarias para la vida, a partir de la indagación constante, el intercambio de ideas, la reflexión y la materialización del proceso de aprendizaje y su socialización. 

“Esta estrategia es fundamental en la medida en que los seres humanos somos capaces de construir el propio conocimiento desde el encuentro con el otro. Esto abre muchos horizontes porque es un saber más amplio y universal que le da sentido a la vida”, comentó Julio César Velásquez Botero, rector de la Institución Educativa Campo Valdés, quien también estuvo presente en el encuentro. 

El taller invitó a los coordinadores a pensar sobre su rol en la construcción de la escuela del siglo XXI. En ella, la memorización de conocimiento ya no es suficiente, y exige más bien la transformación del aprendizaje en un proceso activo, propositivo, de reflexión y de crítica, en el que los estudiantes realmente evidencien la pertinencia que tienen los contenidos académicos con lo que sucede por fuera de aula, y la importancia de hacerse preguntas y proponer soluciones a las necesidades sociales. 

En este sentido, y como parte de la estrategia pedagógica, los coordinadores, junto con los docentes, también tienen la misión de empoderar a los estudiantes con competencias como el trabajo en equipo, el pensamiento crítico, la creatividad, la comunicación y la resolución de problemas.  

GALERÍA