Mente

SOBRE LA SALA

El mundo adentro

La sala Mente, el mundo adentro es un espacio interactivo y de inmersión donde los visitantes ponen a prueba sus nociones de la realidad. La exposición abarca 900 m2 repartidos en dos plantas, con 55 experiencias divididas en seis zonas: Cerebros, Percibir, Pensar, Comunicar, Soñar y Experimentar. En ellas los visitantes pueden interactuar con juegos, objetos, sonidos e imágenes, para comprobar que la mente es una poderosa herramienta adaptable a distintos contextos y capaz de responder a múltiples estímulos.

Aliados: Grupo de Neurociencias de la Universidad de Antioquia

Sin piernas no podríamos correr, saltar o ponernos en cuclillas. Así mismo, sin cerebro sería imposible percibir, reír, pensar e imaginar: somos nuestra mente. La mente es el fenómeno biológico a través del cual experimentamos el mundo: es el vehículo de todas las cosas que nos hacen humanos. Comprender el lenguaje, saber que el fuego puede hacernos daño, recordar el nombre de la profesora de preescolar, organizar frutas y verduras, predecir el futuro, sentir el cuerpo, interpretar una sonrisa ajena, construir ciudades… La expresión “mente, el mundo adentro” condensa el sentido de esta exposición. Y no quiere decir que la realidad no existe, sino que hace alusión a la manera como nuestra mente recrea el mundo a partir del flujo de estímulos y energía que recibe del exterior.

La exposición Mente, el mundo adentro es parte de la primera gran renovación museográfica de Parque Explora, inaugurada en diciembre de 2011 y desarrollada y diseñada a partir de la conversación: el diálogo permanente entre científicos, investigadores, arquitectos, diseñadores y divulgadores permitió concebir una experiencia memorable de aprendizaje para los visitantes, al establecer un equilibrio entre los contenidos (el qué se comunica) y los estímulos totales (hearts on, minds on, hands on).

Mente, el mundo adentro es una exhibición para un público muy diverso, pues una de las premisas de su diseño fue la de basarse no en los conocimientos previos de sus visitantes sino en sus emociones al interactuar con fenómenos, objetos, metáforas y escenografías. Todos estos elementos, conjugados en un solo lugar e integrados bajo el concepto de red neuronal, permiten un viaje tridimensional comprensible que hace del espacio interior museográfico un rincón evocador.

 

Reconocimientos

  • El Circo del Mostacho, experiencia de la sala Mente, el mundo adentro, fue nominado al Lápiz de Acero en la categoría Animación 3D. Entregado por la revista Proyectodiseño, este es el premio de diseño y arquitectura más importante del país.

  • La sala Mente, el mundo adentro fue seleccionada para participar en la III Bienal Iberoamericana de Diseño BID 2012.

 

Contenidos relacionados

TESTIMONIALES
Si me deja el avión es culpa de la sala Mente del Parque Explora. Como niña chiquita con las experiencias. #Recomiendo”@backtotrip, abril de 2012
GALERÍA
Hicimos un viaje hacia el concepto moderno de redes neuronales, del que abstrajimos una estructura para integrar todo el espacio físico de la exposición. Esta es la primera experiencia de la sala: un concepto científico convertido en espacialidad emotiva.
Somos nuestro cerebro. Este órgano, con el que creamos, percibimos, pensamos, comunicamos, soñamos y experimentamos la realidad, usa un lenguaje específico lleno de señales químicas y eléctricas.
Somos lo que percibimos. La información que entra a través de nuestros sentidos, las imágenes, las impresiones o las sensaciones externas, determinan la realidad que vivimos. Los datos sueltos se combinan en el cerebro, creando un universo interior que simula el exterior.
Somos curiosos. Queremos comprender el mundo. Para lograrlo, primero lo guardamos, lo memorizamos, lo aprendemos: construimos nuestra propia identidad. Pensamos estrategias creativas para resolver problemas, y desplegamos nuestros mejores planes para adaptarnos al entorno.
Somos sociales. Aunque todos los seres vivos se comunican entre sí, los humanos hemos desarrollado un tipo de lenguaje que ha ampliado nuestras posibilidades para interpretar el mundo.
Vemos movimiento donde no lo hay. Y aunque a nadie le gusta que sus sentidos lo engañen, con este efecto nos divertimos en el cine, la televisión y, en general, cuando vemos un video o una animación.
LISTA DE REPRODUCCIÓN
Video: 
¡Sala de la Mente en Explora!
Sala Mente, museografía y museología
Sala de la Mente / Los científicos
Sala Mente / Diseño
Se me fue la paloma Alzhéimer
El cerebro y el tiempo. El reloj del amor y otros descontroles
El cerebro de los hombres y el de las mujeres
Mente y magia