Julio Garavito Armero, la diversión que terminó en la Luna