Hacer en colectivo: las comunidades del Exploratorio

COMPARTIR

El Taller Público de Experimentación es una oportunidad para construir conocimiento con otros, para promover ideas y grupos que se autogestionen en proyectos de comunicación comunitaria, experimentación audiovisual, robótica, huertas urbanas y artes visuales.

En estos dos años se han fortalecido tres procesos de trabajo experimental en los grupos Biohacking, Aleph y Aeromodelismo. Cada uno con modelos de operación, edades, temas y propuestas diferentes. Además, se acogieron ocho propuestas ciudadanas, luego de una convocatoria en la que participaron más de 30 colectivos de Medellín. La gente ha hecho del Exploratorio un escenario que integra a las personas y facilita relaciones entre ellas y las instituciones. Así aparece como activo espacio para la toma de decisiones que afectan a las comunidades y las micropolíticas encuentran en él una interesante expresión.

ALEPH
Grupo interdisciplinario formado por más de 20 profesionales y aficionados en temas como las artes plásticas, artes visuales e ingeniería. Desde 2017, cada miércoles, desarrolla instalaciones interactivas explorando técnicas como el videomapping y la programación creativa y electrónica enfocada en proyectos artísticos. Un buen ejemplo es la bio-instalación que desarrollaron con el grupo Biohacking, para el Festival Fotosíntesis 2018, una experiencia interactiva en la que microorganismos producen sonidos con su movimiento. En ella se conectaron principios biológicos, tecnológicos y artísticos. "Uno va a Aleph y ve gente trabajando en imagen, haciendo planos en CAD o cortando madera... en una dinámica de conocimientos compartidos muy bonita”, dice Camilo Cantor, coordinador de Exploratorio.

Se trabaja con el Festival de la Imagen en Manizales y el Festival Lumen de Chile, en el que se expondrá la bio-instalación. Igualmente se participa en la celebración del día del cosmonauta con el Planetario de Medellín y en el festival de arte electrónico, Ecologías Digitales.


 

BIOHACKING
Promover la apropiación ciudadana mediante la divulgación y la investigación, es una de las búsquedas de este grupo multidisciplinario que surgió en un salón de clases en los últimos dos años, se ha fortalecido en los laboratorios del Exploratorio. Comunicadores, microbiólogos, biólogos, abogados e ingenieros forman este equipo de trabajo, que durante 2018 llegó a 20 mil personas con talleres y otras estrategias de divulgación científica, en diversos escenarios de la ciudad, como escuelas y hospitales. Se registraron como grupo de investigación ante Colciencias, siendo, tal vez, el primer grupo hecho por ciudadanos. En 2019 busca ampliar sus posibilidades con el desarrollo de material divulgativo incorporando a diferentes propuestas de investigación.

AEROMODELIS MO
Ingenieros ambientales, mayores de 40 años, dedican las mañanas de cada sábado a construir aeromodelos, experimentar con materiales e intercambiar conocimientos con jóvenes aficionados a la construcción de aviones no tripulados.

El grupo surgió hace un año en el Exploratorio y desde entonces han construido seis modelos, entre aviones acrobáticos y entrenadores de vuelo. Utilizando programas de diseño como Rihno han encontrado formas alternativas de ensamble. “El que más aprende es el que enseña. Hoy para tener un aeromodelo basta pagarlo, ya vienen perfectos. Pero, nada sustituye el trabajar en la construcción porque eso desarrolla habilidades que son útiles en muchos aspectos de la vida", explica Ricardo Botero, integrante del equipo.


EL ERROR COMO OPORTUNIDAD
En el Exploratorio se reivindica el error como parte del aprendizaje y como natural en el ejercicio experimental y creativo. “No me interesa que este Taller sea un proveedor de respuestas. Que sea una fábrica de fallas, me parece más importante porque genera preguntas”, explica Camilo Cantor, coordinador del Exploratorio.

En la génesis del Exploratorio hay referentes como la minga, tradición indígena de trabajo colectivo. El atributo es que el saber se comparte: “Todos tenemos algo que aprender pero también algo que enseñar”, con este principio no hay director ni jerarquías, las personas se fortalecen en metodologías, se apoyan en las convocatorias e, incluso, fomentan los procesos que surgen de ahí.

En sus nueve laboratorios circula el conocimiento, surgen lazos afectivos y se consolidan roles definitivos en la construcción de ciudadanía y en las relaciones entre la institución y la comunidad. El Parque es un escenario para ver y hacer. Y de paso se va volviendo plataforma: “Estos grupos ya no están haciendo tallercitos de dos horas sino que están empezando a hacer investigación que implica procesos. ¿Qué más experiencia memorable de aprendizaje que hacerlo tú mismo?”
 

TESTIMONIALES
“No me interesa que Exploratorio sea un proveedor de respuestas. Que sea una fábrica de fallas me parece más importante porque genera preguntas”. Camilo Cantor, Coordinador del Exploratorio
Contenidos relacionados
Revista Explora 2018
Una historia de Juan Pablo Gaviria, Director de Innovación y desarrollo. Dar el paso se nos manifiesta otra vez, una...
Revista Explora 2018
Fragmentos de una historia de Olga Ramos y Carlos Valencia Más de una década de innovación pedagógica con...
Revista Explora 2018
Rodolfo Llinás estuvo en el Parque Explora en charla pública el sábado 15 de septiembre, como parte del capítulo de...
Revista Explora 2018
¿Cómo cambiar la escuela? Nos lo cuenta María. Fragmentos de una historia Por: Pepe Menéndez, comunicador y...
Contenido Popular
Ciencias Sociales y Humanas
Construir una sociedad democrática y en paz requiere promover diálogos plurales en los que participe la sociedad...
Ciencias Sociales y Humanas
Apreciados amigos: Su país ha llegado a un momento histórico. Después de muchos años de conflicto, el proceso de...
Ciencias Sociales y Humanas
El pasado jueves 22 de octubre en el Parque de los Deseos los invitados expusieron las dificultades que enfrentan...
Salud
Fany Arango es auxiliar de enfermería. Vive en Medellín y aunque a diario se enfrenta con la vida y la muerte,...